Relatos Eróticos Gay
Visita Medica

En esta ocasión les contare como termine estando con un estudiante de oficina en una papelería.

Cerca de mi trabajo hay un centro de copiado donde acudía cada frecuentemente a sacar copias o a cualquier asunto de papelería, en la segunda ocasión que fui lo vi por primera vez, de veintitantos, moreno con barba, delgado y con su bata blanca, nos vimos mutuamente y hubo un juego de miradas pero no pasamos de alli, dure mucho tiempo sin verlo, hasta que un dia fui y en la factura me anoto su pin.

Estuvimos conversando pero nada del otro mundo, esta semana que paso me acerque al medio dia a comprar unas cosas y sacar unas copias, estaba solo en el centro, estaba por cerrar el negocio por lo q me pide q lo acompañe mientras cierra por motivos de seguridad, asi lo hice, baja la santa maria de afuera, quedando disponible para salir una puerta pequeña en la parte posterior, se me queda viendo fijamente y yo de forma descarada me agarro mi pantalon como acomodando mi pene de forma exagerada, le pido prestado el baño me lleva hasta alla, dejo la puerta abierta para que tenga vision total, saco mi pene ya erecto y m pongo en posicion de orinar, el viendo en panorama le digo que como estoy erecto me cuesta orinar, me dice que salga que me va a revisar, busca un estetoscopio y me pasa la parte de metal que va contra el pecho y me lo pone sobre el glande haciendome sentir cosquillas por el frio del metal

Con la otra mano palpa mis testiculos y los masajea, lo beso de forma desenfrenada y comienzo a desvestirlo dejandolo desnudo y le coloque solo la bata de medico, comienza a masturbarme y a lamerme mi pecho mientras baja y juega un buem rato con su lengua y el glande de mi pene, logrando calentarme mucho, lo levanto y lo avuesto sobre una mesa de madera tomo un tarro de vaselina de esos que vendian alli y me unto los dedos, comienzo metiendole un dedo explorando todo su interior luego otro y otro y meti hasta un cuarto dedo haciendolo implorar que lo penetrara, tomo una paleta medica la destapo la unto en vaselina y se la meto explorando su ano, hago que se voltee le digo que me ponga el preservativo con la boca y vaya que supo hacerlo, en vista de que su culo ya estaba mas que preparado procedo a penetrarlo de un solo golpe, hasta el fondo ya que sus piernas estaban sobre mis hombros, ver su cara de dolor y placer no hizo mas que aumentarme la excitación asi que le sacaba el pene por completo y se lo metia de un solo golpe asi estuve un buen rato lo bajo de la mesa y lo pongo en 4 mientras le palpo sus testiculos y lo penetro a la par, me pide mas asi que alternaba mis dedos con mi pene, casi le pude meter la mano completa, sus gritos se podian escuchar desde la calle pero ya ni me importaba, comienzo a masturbarlo y al venirse apreto tanto su culo que poco despues me vine acabando en cantidad, despues de eso, me dice, bueno intenta orinar ahora que ya no estas excitado, asi lo hice lo ayude a cerrar y en un recipe me puso la indicacion de pasar dos veces al mes por el centro de copiado al medio dia

Dominante dominado

Esta es la segunda parte del relato casado cazador, la revancha despues de haber sido dominado por un hombre casado bisexual, que ademas es pasivo, para los que no han leído el relato anterior les cuento, que el es el esposo de una compañera de un empleo que tenia a mis 19 años, el tendria 36 años, algo velludo y con un buen cuerpo sin ser completamente atletico.

Una vez en la ducha nos besamos y acariciamos, en un descuido lo pongo de espalda y lo inmovilizo, le beso el cuello y le muerdo las orejas mientras con una mano le pellizco los pezones mientras lo mantengo pegado contra la pared, lo suelto mientras se deja hacer comienzo a bajar con mis labios a traves de su espalda dandole lijeros mordiscos mientras le rozaba la barba que usaba en ese entonces, poco a poco fui bajando hasta sus gluteos dandole mordiscos sin acercarme directamente a su esfinter, recuerdo que en la mesa del lavamanos habia un trago que nos habiamos llevado a la ducha, salgo un momento dejandolo de espaldas y vuelvo con el trago de whisky, tomo un sorbo incluyendo un pedazo de hielo y me lo quedo dentro de la boca, mientras voy rozandole mi barba de una semana por sus gluteos.

Acerco mi barba hacia su esfinter y lo escucho gemir por la sensacion y sulplicandome diciendome que lo penetrara ya! Sin embargo lo torturo un poco psicologicamente, paso mi boca por su orificio anal y le empiezo a pasar el pedazo de hielo que tenia en mi boca, comienzo a meterle el hielo a penetrarlo con el, mientras mi sometido grita de extasis y por la sensacion de sentir el hielo logro meterle el hielo completo mientras beso sus gluteos y luego le meto un dedo, y gime luego un segundo, posteriormente un tercero haciendolo gritar y pedirme que lo penetre de una vez, pero insisto y le meto un cuarto dedo, haciendolo llorar, por lo que me compadeci un poco y fui por un preservativo y el mentol, le unto mentol en su agujero haciendolo llorar mas y luego de ponerme el preservativo lo penetro de un solo golpe mientras le muerdo la oreja y le pellizco ligeramente su pezon izquierdo, suelto su pezon y le levanto la pierna para profundizar la penetración.

Un mete y saca constante, a toda velocidad y solo con la lubricacion de la crema mentolada, estuvios asi por un buen rato, le inclino la espalda hacia adelante y abro un poco el agua caliente, se excita con la sensacion, le doy ligeras nalgadas, le jalo un poco el cabello con la otra mano, el gria pide mas y mas, me excita y me inspira le saco el pene me quito el preservativo, me hace la mejor mamada del mundo hasta hacerme acabar y tragarselo todo, lo dejo en la ducha, mientras fui a buscar mi ropa, justo en lo que termino de vestirme suena un carro en el estacionamiento, era su esposa, me hago el que estaba viendo tv, al entrar le digo que estaba esperando a que su esposo saliera para que me abra la puerta, ella parecio sospechar. Asi que me abrio la puerta. Para mi sorpresa fue la ultima vez que los vi, ella no volvio al trabajo mas y se fueron de forma repentina de la ciudad, como lamento no saber nada de su esposo hoy dia, solo supe que ya no estan juntos…

Casado Cazador

Esta es la historia de como estuve con el esposo de una compañera de trabajo, un pasivo dominante…

Para ese entonces tenía 19 años, recuerdo que el era el esposo de una compañera de trabajo, un domingo tenía que buscar unos documentos pero me quede dormido y cuando la llamo para avisarle me dice que estaba fuera de su casa, no sabia cuando volvia pero me dejó los documentos con su esposo.

En vista de que tendría tiempo suficiente, me fui a un parque en ropa deportiva e hice ejercicios, de allí parto para la casa de ella, cuando ya estaba llegando comienza a llover y termino de llegar todo empapado a la puerta y empiezo a tocar el timbre, tuve que esperar unos minutos porque nadie abría, cuando ya estaba asustado pensando que no habia nadie en la casa me abren la puerta, al ver era un tipo como de 35 años, en bermuda corta, con sandalias y sin franela, con el pecho algo velludo pero en buena forma sin ser musculado, mas bien, como normal pero sin barriga, me hace pasar y al verme empapado me ofrece cafe y una toalla para secarme, mientras fue a buscar la toalla pude busearle el culo completo sin que se diera cuenta, vuelve con la toalla y mientras me seco  tomamos café conversamos de forma trivial, al ver que seguia empapado me ofrece secar mi ropa en su secadora, le digo que me da pena además le dije que no tenia nada que ponerme mientras, a lo que me dijo, que no importara que el me prestaba un boxer, que total somos hombres…

Me quite la ropa quedandome con la toalla que me habia prestado para cubrirme al volver me trajo un boxer blanco super ajustado, me pide la toalla para ponerla a secar también quedando desnudo mientras me  pongo el boxer, mientras se seca la ropa me invito a seguir conversando y viendo tv a lo que accedi, una vez viendo tv, comienza a hacer zapping (es decir a pasar canales seguidos) hasta que cae en playboy me hace algun comentario jocoso y lo deja sintonizado, ante la mirada de la porno me empiezo a excitar, cosa que se notaba fácil a través del boxer…

el se percata y se queda viendo y me dice vaya que estas de a toque no? así era yo a tu edad y aun sigo siendolo y baja su bermuda mostrando su ereccion a traves del interior, llega se acerca y me dice vamos a medirlo sin más me lo saca del boxer, se saca el suyo y los junta me masturba un poco y enseguida comencé a lubricar me dio un beso y me pega conta la pared, me besa y me lame por todos lados, mis pechos, axilas, mi ingle, pero sin tocar mi pene, en un giro me inmoviliza y me lleva hasta la habitacion matrimonial, comienza a besarme una vez estando en la cama, mientras saca un par de juegos de esposas y me dice, bueno, ahora vamos a jugar mi juego me esposa  y comienza a besarme, a hacerme cosquillas, peri todo sin tocar directamente mi pene

Juguetea por mi zona inglinal, me besa, lame mis testículos, los lados de mi pene, me roza un hielo por el glande, y yo con una mezcla de miedo y excitación unica, busca una vela, la enciende, me asusta y me deja caer un poco de cera sobre los pezones, cosa la cual quema un poco pero no mucho, se acerca para morderme el pezon con un poco de agresividad pero no como para hacerme daño, me excita, baja hasta mi pene, sigue rozando el hielo, hasta que por fin lo mama, lo roza con sus dientes, me sigue excitando y yo lubricando a mas no poder… lo mama con euforia y fuerza, se lo saca, busca mentol chino y me lo hunta en el pene, es una sensación unica, inigualalble aparte de que se hincha y queda como adormecido pero caliente a la vez, me coloca un preservativo y mas mentol fuera de este, se sienta, apunta y de un solo tirón se sienta sobre el, dejando escapar un chillido se mueve en circulos con mi pene hasta el fondo y comienza a cabalgar de forma violenta, mientras me pelliza los pezones me muerde los labios, cada vez es mas duro el mete y saca, así pasa como una hora ininterrumpida, gracias al mentol no sentía ganas de acabar, se saca mi pene de su culo, le quita el preservativo y comienza a pegarselo por la cara, a rozarle la lengua por el frenillo, a jugar con el glande, hasta que por fin lo empieza a mamar, así pasan unos minutos hasta que siento que voy a acabar, se lo saca y me masturba con una fuerza como si lo fuese a despegar hasta que al acabar, me hace acabar en su cara, luego mama mi pene para limpiar el restante y luego me da un beso compartiendo mi propio semen conmigo, me deja alli unos minutos, luego vuelve me quita las esposas y me dice para ducharnos, luego les cuento lo que paso en la ducha…

36 y 16

Tenia 16 años cuando tuve mi primer “amigo con derecho” al lado del liceo donde estudiaba hay una urbanización de edificios bajos por la que solía pasar para salir hacia mi casa, en uno de los balcones que daban hacia una vereda estaba el, tenia 36 años, algunas entradas de calvicie pero buen cuerpo, solía pararse en el balcón sin franela, solo en bermuda, a veces en boxer, lo veía de reojo pero nunca de frente, ya que iba o con mi novia o con compañeros de clases.

Una mañana en la que no tuve clases me voy solo, y lo veo, el se hace quien no me ve por lo que hago que iba a orinar contra una pared que le permitía ver totalmente mi pene, en vez de orinar comienzo suavemente a masajear mi pene hasta erectarlo pero viendo hacia su balcón de forma disimulada, me percato que se esta sobando sobre el boxer que tenia puesto ese día mientras se relamia la boca, me hace señas invitandome a subir hasta su casa, de inmediato me guardo mi pene (ya a esta altura no me importaba si alguien mas me había visto) y me acerco a la entrada que no tenia rejas ni nada, subo hasta el segundo piso donde el me esperaba en el pasillo completamente vestido, como si nada, me trata con naturalidad y me invita a pasar.

Intercambiamos nombres y edades, y sin mas preámbulo se me lanza encima con un beso francés que a los mismos franceses les daría envidia, me saco la chemisse del liceo y se lanzó sobre mis jovenes pezones a morderlos mientras me iba llevando poco a poco a la ducha, me suelta y nos terminamos de desvestir, entramos a la ducha y retomamos la acción, nos besamos mutuamente, le beso sus pechos, adultos y bien formados, les agarro sus duras nalgas y las aprieto con fuerza.

Unos momentos después me pega contra la pared mientras seguimos bajo la ducha, comienza a besarme los labios, el cuello, mi pecho, mi abdomen, besando alrededor de mi pene, produciendome espamos nunca sentidos.

Poco después empieza a lamer mi glande junto con el agua que cae de la ducha, una sensación jamás sentida, se introduce mi pene completo en su boca y como por instinto le tomo la cabeza con ambas manos para meterselo hasta el fondo, comenzando asi un vaivén follandole su boca con mi pene hasta que cuando estuve por acabar me pidio que se lo hechara en la cara, y asi lo hice y luego lo limpio con su lengua dejandolo limpio, mas adelante contare mas vivencias con este pana

Hice pagar plantón a un recluta

Por asuntos de viaje y trabajo me había apartado pero volví, lo sucedido fue hace aproximadamente 3 días, estaba caminando por una plaza a eso de las 7 y media de la noche, me sente en un banco en lo oscuro para “revisar el celular” a los pocos minutos llega un militar en su traje de campaña y morral en mano y se sienta en el mismo banco que yo, no le preste mucha atención y seguí “viendo mi celular” en eso el me hace la pregunta obligatoria, “que hora tienes” veo la hora y se la digo viendolo directamente a los ojos y el me responde la mirada, nos quedamos asi viendonos fijamente sin decir mas nada por un instante, hasta que me pregunta que hacia por alli y por alli se fue la conversacion, hasta decirme que era de barquisimeto, que tenia 23 años y así, me fui acercando para detallarlo mejor, tiene piel blanca, cabello casi rapado, es bajito pero con buenos brazos y pectorales, me empiezo a tocar mi pene semi-erecto por encima del pantalón por lo cual entendió la señal, me pregunta rol y le digo que soy activo, el me dice que tambien lo es pero que tiene tanto queso que se atreve a probar cualquier cosa, como un buen amante siempre es precavido siempre tengo conmigo preservativos y lubricante, le pregunte si tenia sitio y dijo que no, recorde que cerca de esa plaza hay un motel gayfriendly le dije para ir y el acepto, ya una vez en el hotel se me hecha encima y comienza a besarme como si dejara la vida en eso retomo yo el timon y comienzo a abrirle la camisa de su uniforme y levantarle la franela para encontrarme con ese ansiado pecho blanco y fuerte que comencé a devorar concentrandome en sus pezones mientras mis manos estaban en su entrepierna, pude escucharlo jadear de excitacion eso me ponia aun mas caliente, le abri el pantalon y lo baje hasta las rodillas, en eso me levanto para que me bese el pecho y vaya que sabia hacerlo, poco a poco fue bajando hasta llegar a mi pene encerrado en mi boxer blanco el cual fue succionando produciendome una sensacion unica por lo caliente de su boca y la presion del boxer, hasta que termine sacando mi pene de golpe introduciendolo en su boca hasta el fondo, me subo a la cama sin sacarle mi pene y terminamos formando un 69 su pene no era grande mas bien caliente y duro, despues fui alternando con sus testiculos para luego terminar de pasar a su ano, el cual estaba cerradito y lampiño fui lamiendo e introduciendo un dedo el cual retiro rapido por el dolor, asi que segui lamiendo mientras me llenaba los dedos en lubricante y lo intente nuevamente, arqueo su espalda entera y gimio pero si lo dejo adentro, por lo que saque mi pene de su boca y me concentro en masturbar su pene e introducir el primer dedo, luego meti otro y su ano siguio cediendo hasta que logre meter un tercer dedo siendo este el signo de que ya estaba listo para mi pene, busco un preservativo y ya enfundado mi pene en el, procedo a penetrarlo de un solo golpe haciendolo gritar para despues callarlo con un beso, con sus piernas en mis hombros y mi mano en su pene comienzo un mete y saca inicialmente lento y finalmente brusco, lo masturbe de tal forma que acabo con mi pene adentro aproveche ese momento en que su ano apretaba mas mi pene para penetrarlo con mas fuerza y rapidez para acabar al poco tiempo gritando por lo excitante, terminamos sudados y satisfechos al punto que al ducharnos juntos nos masturbamos mutuamente quedando en repetir la experiencia

Repapito

Repapito

Mi primera vez

Recordando mi primera vez… Ya hace mas o menos 15 años tenia yo 13 en ese entonces, estaba pasando vacaciones en casa de un familiar y pues por ir tan seguido para allá había hecho amistades que conservaba con el pasar del tiempo.

Llegue a casa del familiar en cuestión y el primer día como si nada, me bañe en la piscina, jugué, disfrute, como si nada, al segundo día salgo a la calle y me encuentro con “J” un amigo de la infancia que ya tenia 15 años pero ni había visto con ojos de malicia pues a esa edad ni me fijaba en los chicos, hablamos, nos saludamos y quedamos en encontrarnos en casa de mi familiar en la noche para hablar y jugar…

Finalmente llega la noche y J llega a casa de mi familiar quien le abrió la puerta y este siguio hasta el patio de la piscina donde yo estaba, J era el tipico muchacho de jugar en la calle, piel tostada por el sol brazos ya formados y abdominales, aparentaba ser mayor por ser alto, llega hasta donde estoy y. Comienza a hablar y en eso comenzamos a jugar y termina tirandome a la piscina y yo lo jalo, en eso comenzamos a jugar, al rato salimos y empieza a preguntarme que se me masturbaba y yo le dije que si, me pidió que le mostrara como lo hacia y así lo hice, el veía gustoso y de un momento a otro, sin mas ni mas acerco su mano hacia mi pene erecto y comenzó a masturbarme.

Quede perplejo ante tal escenario, no hice nada, no sabia como reaccionar al poco tiempo de haber comenzado a masturbarme acerca su cara hacia mi pene y sin pensarlo dos veces se lo lleva a la boca, esa sensación para mi fue genial, me sentí transportado y a la vez extraño, nunca había sentido algo así y así duró un buen rato hasta que me dijo que me iba a enseñar a tener sexo se baja su bermuda ofreciendome su terso y moreno culo separando sus nalgas con sus manos y diciendome que metiera mi pene alli, una vez me acerco suelta sus gluteos para tomar mi pene y dirigirlo a su hoyo aprtado y caliente, hasta que logra entrar, fue un poco molesto pues no habia lubricacion, el pega un chillido y me dice quedate quieto por un momento, le hice caso pero en cuestión de momentos comienzo a moverme de adelante y atras y empiezo a sentir algo nunca sentido, mientras el comienza a gemir y a masturbarse y me dice mas duro y me dice que lo ayude a masturbarse mientras lo penetro y asi lo hice hasta que me dijo que iba a acabar y acabo aun con mi pene adentro, fue única la sensación, sentí que me despegará el pene por lo mucho que se ajusto su culo y esa sensacion me hizo acabar llenando sus entrañas de semen, solte un aullido con esa sensacion unica y maravillosa, al acabar me dice, dejame limpiarte se agacha y limpia mi pene con su lengua, logrando mantener mi erección hasta que me hizo eyacular de nuevo pero esta vez en su boca, al terminar me dijo que me iría muy bien en el sexo y que mientras estuviese en casa de mi familiar seguiríamos practicando…

El hecho de que te guste estar con un hombre no te hace ser menos hombre
Sexo en el Bus

En el bus, relatos eróticos gayeste relato es de los que mas me ha excitado, es verídico y siempre que lo recuerdo termino erecto, fue hace un par de años, había salido tarde de clases y me tocó tomar el ultimo bus con destino hacia la ciudad donde vivía, 

por ser el ultimo y ya bien entrada la noche, apenas si llegábamos a los 15 pasajeros, entre ellos alguien a quien llamaré v la serio y varonil, el rostro no era el más bonito de todos, pero sí un excelente cuerpo, tenía aspecto de ser obrero, estaba en jeans ajustados, se le marcaba todo, yo me siento en la penúltima fila de asientos, noto que el comienza a verme fijamente y yo le respondo la mirada, en eso se acerca el colector y cada quien volvió a lo que hacia previamente, una vez que el colector termina lo suyo apagas continua la mirada, comienza a tocarse y me hace señas para pasarnos a la fila final que estaba sola, por lo que esperamos a que apagaran las luces del bus para hacerlo, una vez hecho, nos situamos pegados a la ventana en la parte de atrás, había música en el bus a alto volumen lo que nos daba la oportunidad de estar más tranquilos, acto seguido, pone su mano sobre mi pantalón y comienza a masajear  mi ya erecto pene, mientras yo jadeaba de placer continua así, hasta bajar el cierre de mi pantalón, y sobre mi boxer ajustado se encuentra mi pene caliente, duro, lubricante, deseoso de ser engullido por su caliente boca, sigue inspirado en su masaje sobre su pene, mientras yo repito la acción sobre el de el y nos fundimos en un beso, hasta que comienza a desabrocharme el pantalón y bajar mi boxer para engullirlo hambriento, mientras el autobús seguía su marcha, y la gente dormía, por suerte nadie se inmutaba en moverse, así que v seguía en su faena, chupando y eventualmente nos besábamos, meto mi mano a través de su franela y comienzo a pellizcar sus pezones erectos, lo levanto y comienzo a morderselos mientras se masturba, y luego sigue mamando, así hasta que me hizo acabar en el piso del bus y yo procedo a besarle y pellizcarle su pecho mientras se masturba y también acaba en el piso, intercambiamos números telefónicos, dirección de msn para concretar otra ocasión que luego les contaré

En el Centro Comercial

Comenzare con este relato, de data reciente, en un centro comercial muy concurrido un día a eso de las 12m entro en el baño (cabe destacar que este baño es famoso por el Cruising o Chance que en el se hace) apenas estoy en el cubículo escucho alguien llegar, cuando volteo, estaba pendiente, esperando alguna reacción de mi parte, yo ni corto ni perezoso le muestro mi falo erecto, el lo ve, se saborea con la lengua y comienza a masturbarme con cierto susto de ser descubierto, al percatarse que no viene nadie, se agacha y lo chupa como cual chupeta, sigue asustado y me invita a su vehículo que estaba estacionado en el sótano, al llegar, nos montamos, y siguió su chupando y mamando, hasta que saca un preservativo, me lo coloca y baja el asiento de su aveo hasta el tope, ofreciéndome su culo, ante ese paisaje las palabras sobraban, ya sabía que debía hacer, me monto encima de el y comienzo a penetrarlo, así en seco, solo con la lubricación del preservativo con penetradas firmes y constantes, gime, chilla, se ven dos vigilante a lo lejos pero se van, y continuamos como si nada, yo penetrándolo y el excitado, sudando, jadeando, hasta que al cabo de unos minutos, siento que estoy por eyacular y me pide que lo haga en su boca, me quito el preservativo y así lo hice, acabe en su boca gracias a la mamada que me propinó, se lo trago y limpió hasta la ultima gota, quedamos en repetirlo, pronto sabrán si se dio el chance o no